Apoyo para tu día a día · 10 minutos de lectura

¿Cómo montar una startup? ¿A qué financiación se puede recurrir?

¿Cómo montar una startup? ¿A qué financiación se puede recurrir?
Imagen: G-Stock Studio (Shutterstock)

Una de las principales decisiones que tiene que tomar un emprendedor a la hora de montar su startup es a qué financiación recurrir. La duda es bastante habitual, sobre todo porque, a diferencia de lo que ocurría hace unos años, existen numerosas fuentes de financiación con diferentes repercusiones económicas para el negocio, además de las tradicionales.

Startup: qué es y cuáles son sus características principales

Normalmente, se asume que una startup es simplemente una empresa de reciente creación. Sin embargo, el concepto va más allá, ya que normalmente son compañías con un gran potencial de crecimiento y que utilizan de forma sistemática la tecnología en el núcleo de su actividad.

Entre sus características principales, destacan las siguientes:

  • Una fuerte base tecnológica y un modelo de negocio innovador.
  • Comienzan operando con costes mínimos, muy inferiores a los que tienen que asumir las empresas tradicionales.
  • Tienen un gran potencial de crecimiento, ya que normalmente apuestan por operar en mercados globales.
  • Sus organigramas internos no suelen contar con una estructura jerarquizada, sino más bien horizontal que, además, se encuentra en constante evolución.
  • Su principal canal de comunicación es Internet. Por eso, realizan grandes inversiones en marketing digital.

España es un país con una presencia cada vez más importante de startups. Según un estudio de InformaDB, a junio de 2021 había unas 28.000 empresas de estas características, con un crecimiento interanual del 191%. 

¿Qué necesitas para crear una startup?

En realidad, la creación de una startup tiene los mismos requisitos formales y legales que la constitución de cualquier otra sociedad. Es decir, todo a lo que estás obligado al poner en marcha cualquier otro negocio es lo que necesitas para empezar tu actividad como startup.

Definir el tipo de negocio y hacer un estudio de mercado

El primer paso para crear tu startup es identificar si tu idea tiene demanda real. Para ello, es importante que hagas un estudio para conocer quién es tu público potencial, en qué mercados tienes más opciones de obtener beneficios y cuánto dinero necesitas para ponerla en marcha.

Las startups, gracias a su apuesta por la tecnología, van un paso más allá de las empresas tradicionales. Por lo general, tienen una vocación global, y su objetivo es llegar al máximo número de clientes en todo el mundo, lo que aumenta su potencial y el número de clientes.

Registrar el nombre de tu empresa y cumplir con los requisitos legales

Como empresas que son, las startups deben cumplir con todos los requisitos legales del resto de sociedades: la elección  de la forma jurídica, la legalización de los libros de sociedades, la solicitud de licencias, el depósito del capital social o el registro de la marca, entre muchos otros.

Dado que estos trámites suelen ser bastante complejos, especialmente para un emprendedor sin conocimientos, lo ideal es que, en este momento, delegues todas las tareas en un asesor experto. Y, por supuesto, que lo hagas de forma telemática si es posible.

Buscar financiación para tu empresa

Una vez tengas constituida tu empresa, debes buscar recursos para tu negocio. Al ser una empresa emergente, no es una tarea fácil, pero no es en absoluto imposible. De hecho, sus bajos costes iniciales y su gran potencial de crecimiento son, en cierto modo, su fuente principal de financiación a corto plazo.

Sin embargo, en las etapas iniciales, necesitarás financiación para tu empresa, aunque creas que no tienes que asumir costes o que estos van a ser muy bajos. Solo los gastos iniciales de los trámites de constitución y el marketing ya son bastante importantes.

Adquirir el equipamiento que necesitas y dar a conocer tu negocio

Una vez hayas cumplido con todos los requisitos necesarios para iniciar la actividad, es el momento de comprar el equipamiento necesario para que la idea se convierta en realidad. En muchos casos, tan solo necesitarás un ordenador con conexión a Internet, pero cuanto más capital adquieras en etapas iniciales, mayor será el crecimiento potencial.

Por supuesto, deberás también dar a conocer tu empresa, llevando a cabo las acciones de marketing necesarias. En líneas generales, las startups suelen utilizar Internet, que es donde mejor se mueven, aprovechando todo el potencial de las redes sociales y las estrategias de marketing digital.

¿A qué vías de financiación puede recurrir una startup?

Internet ha facilitado la vida de las empresas, especialmente de las startups, que pueden acceder a nuevas vías de financiación, además de las tradicionales. Y no solo por la aparición de nuevos modelos, sino también porque ahora es más sencillo generar nuevos contactos.

Crowdfunding

El crowdfunding, también conocido como micromecenazgo, es un mecanismo colaborativo de financiación de proyectos desarrollado sobre la base de las nuevas tecnologías. Gracias al crowdfunding, se han conseguido materializar ideas empresariales que, de otra forma, posiblemente no hubiesen visto la luz. Casos como el de Pebble, TropicFeel, Vector o juegos tan icónicos como No Man´s Sky han conseguido la financiación que necesitaban.

Crowdlending

El crowdlending es un modelo de financiación similar al crowdfunding. En él, un conjunto de ahorradores aportan pequeñas cantidades de dinero a una empresa a cambio de un retorno financiero estipulado en un contrato de préstamo. 

Bootstrapping

El bootstrapping es un término anglosajón que hace referencia a comenzar algo con los recursos disponibles: un ordenador personal, un garaje, un teléfono móvil, etc. Es una opción aplicable a muchas startups que pueden comenzar disponiendo únicamente de un ordenador y una conexión a Internet. Es una suerte de autofinanciación que está presente en muchas empresas, especialmente aquellas que tienen más dificultades para acceder a financiación externa. 

Family, Fools and Friends

FFF (Family, Fools and Friends) es el primer recurso al que recurren muchas startups. Consiste en utilizar los recursos de la familia y los amigos del emprendedor, es decir, el círculo más cercano a la persona. Normalmente, serán estos los principales valedores del negocio y quienes presumiblemente más confiarán en la buena marcha del negocio.

Business angel y capital riesgo

Los business angels son inversores particulares que tienen un gran conocimiento de determinados sectores y buscan un destino para su dinero. A través de rondas de financiación, la startup puede explicarles su idea de negocio y su misión para que estos inviertan en la empresa, controlando parte de su capital. Esto es también lo que hacen las sociedades de capital riesgo.

Financiación bancaria

Las startups tienen también la posibilidad de acceder a la financiación tradicional, sobre todo a través de la banca. De hecho, son un gran aliado en etapas iniciales y para potenciar el crecimiento, especialmente si se quiere evitar el efecto dilución que supone la entrada de nuevos inversores al capital.

Ayudas y subvenciones

Una excelente vía para completar momentos puntuales de financiación. Para poder acceder a ellas es necesario estar atento al anuncio de los diferentes programas de ayudas locales, autonómicas, estatales y europeas que se publican a lo largo del año. Acto seguido, la startup deberá comprobar si cumple con los requisitos del anuncio, así como los plazos de presentación de la documentación requerida. 

Actualmente, las startups tienen una gran ocasión de encontrar vías de financiación para sus proyectos a través de los fondos europeos NextGenerationEU. De hecho, el propio Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia  hace una referencia expresa a la apuesta que se quiere realizar por este tipo de empresas al señalar que entre los objetivos, marcados por el Gobierno de España, se encuentra posicionar “a nuestro país como un lugar de referencia en el apoyo al emprendimiento y en particular a las startups tecnológicas, con un enfoque integral, adoptando las mejores prácticas internacionales para hacer de España una nación emprendedora”.

En definitiva, aunque las startups suelen tener unas necesidades diferentes a las empresas tradicionales, también necesitan recursos para financiar su actividad. La especial idiosincrasia de este tipo de empresas las hacen susceptibles de acceder a modelos más innovadores de financiación, y más posibilidades de obtener el dinero que necesitan.

Tu opinión cuenta
¿Te ha resultado útil este contenido?
Lo más visto
Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?
Consecuencias de la inflación: ¿qué puede implicar para tu negocio?
¿Qué es la jornada intensiva de verano? Así puedes gestionarla en tu negocio
¿Cómo hacer una declaración complementaria?
Día Internacional de la Pyme 2022: más retos que nunca

También te interesará…

7 min
16 marzo 2022
Proyecto de ley de startups, ¿qué implicará si se aprueba en las Cortes?
A diferencia de otras regiones del mundo, en Europa, la regulación en torno a las startups no está lo suficientemente desarrollada. La tecnología y el ingenio humano siempre han ido...
  7 min
9 min
12 abril 2022
Si eres una startups , ¿cómo puedes beneficiarte de los NextGenerationEU?
A consecuencia de la pandemia numerosos sectores empresariales se han visto seriamente afectados por las restricciones y los cierres sufridos en los últimos dos años. Por ese motivo, ahora más...
  9 min
7 min
25 noviembre 2021
De startup a scaleup: así debes gestionar el crecimiento de tu negocio
En los últimos años, el término startup se ha hecho un hueco en el panorama empresarial europeo como una forma de referirse a aquellas empresas de nueva creación, generalmente con...
  7 min
Lo más visto
Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?
Consecuencias de la inflación: ¿qué puede implicar para tu negocio?
¿Qué es la jornada intensiva de verano? Así puedes gestionarla en tu negocio
¿Cómo hacer una declaración complementaria?
Día Internacional de la Pyme 2022: más retos que nunca