Apoyo para tu día a día · 5 minutos de lectura

Qué conceptos debes conocer para poner en marcha tu negocio

A la hora de poner en marcha un negocio es necesario tener muy bien controlados algunos conceptos de marketing, estratégicos, del entorno y contables mediante análisis profundos sobre la idea. De este modo será posible iniciar la actividad con cierta fiabilidad o, por lo menos, minorando los riesgos y aumentando la resiliencia de la empresa.

Miguel Ángel Povedano, Doctor en Economía y Empresa, Director de la categoría de Management, Director del Máster de Finanzas (MDF) y Director of the Master in Corporate Finance (MCF) en ESIC University, analiza “tres preguntas que debemos hacernos para ver si esa idea que has tenido la podemos convertir en un negocio”, aportando algunos consejos clave para tener éxito y evitar errores frecuentes.

1. ¿Hay espacio en el mercado para nosotros?

El primer punto a analizar es “el entorno”, dado que es obvio que “habrá entornos en los que nuestra idea no podrá desarrollarse”, recuerda Miguel Ángel Povedano. Conviene realizar un análisis PESTEL, siglas que representan factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, del entorno y legales.

Por ejemplo: ¿Cabe nuestra idea en la sociedad en la que la queremos ver desplegada? ¿Cómo afectará la actividad política a la empresa? ¿Y el entorno económico? ¿Será aceptada socialmente la idea? ¿Es viable tecnológicamente? ¿Y ecológicamente? E igual de importante, ¿es legal? Son preguntas que hay que resolver antes de lanzarse a la acción.

También es importante hacer un análisis DAFO con el que analizar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de nuestra idea dentro de ese entorno. Un DAFO ampliado propondrá, además, rutas para convertir algunas debilidades en fortalezas, amenazas en oportunidades, así como explotar fortalezas y oportunidades. Este análisis es interesante para descubrir cuáles son nuestras capacidades, límites incluidos.

Pero, incluso con capacidad, “¿y si hay alguien mejor que yo?”, se pregunta Miguel Ángel Povedano. Llevar a cabo un análisis de los competidores para descubrir su estrategia es recomendable para entender lo que nos diferencia de ellos. A lo mejor hacen lo mismo que nosotros mejor, o más barato, o “incluso es bueno colaborar con ellos”. Llegar a estas conclusiones exige un análisis sincero.

2. ¿Cuánto va a costar poner tu idea en marcha?

La siguiente gran pregunta, una vez analizado el entorno y habiendo determinado que sí hay espacio para nuestra idea, y que disponemos de la capacidad, es cuánto va a costar esta. Cuánto dinero hará falta para que la idea genere capital por su cuenta. Después de todo, “las empresas nacen y mueren con liquidez”.

De modo que el próximo paso es estimar los gastos y los ingresos, una tarea no particularmente sencilla por varios motivos: tendemos a olvidar algunos gastos y es muy difícil estimar los ingresos de forma realista. “Tenemos que hacer un balance de pérdidas y ganancias previsional”, en previsión. Es necesario prever a cuatro o cinco años para entender la resiliencia del proyecto.

Por ejemplo, no es igual de fácil soportar los gastos fijos cuando el cobro se hace a 30 o 90 días. Ser capaces de determinar la maduración del proyecto ayuda a entender las necesidades. Y para conocer estas hay que ser realista y “no forzar ingresos estimados para cubrir gastos”. Al respecto, Miguel Ángel Povedano recomienda “mirar las empresas del entorno y deflactar” sus ingresos a la baja.

3. ¿Qué se nos ha olvidado en el balance previsional?

Dos de los elementos que se suelen quedar fuera del balance previsional son los impuestos, especialmente IVA e IRPF. Asimismo, es clave incluir los costes financieros de pedir créditos, “y esos también hay que pagarlos”.

A estos gastos hay que sumar otros como son los imprevistos, por lo que “hay que tener un fondo de maniobra”. Hay que poder cubrir todas las deudas a corto plazo con activos a corto plazo. Después de todo, “algún cliente no te va a pagar, alguna existencia se va a romper y los proveedores no van a tener paciencia infinita”. Hay que mantener un colchón de fondo de maniobra.

También es importante tener en cuenta que “cuanto más vendes, más dinero necesitas”. Es decir, las necesidades operativas de fondos (NOF) son inversiones necesarias, un activo inevitable si se quiere crecer. Ese capital también tiene que estar cubierto porque va a ser necesario con total seguridad.

Una vez contemos con toda esta información clara, y conociendo el mercado, lo que nos hace únicos, nuestra capacidad como empresa y los números previsionales, toca buscar la financiación que sea necesaria y lanzarse a emprender.

Tu opinión cuenta
¿Te ha resultado útil este contenido?
Lo más visto
Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?
Consecuencias de la inflación: ¿qué puede implicar para tu negocio?
¿Qué es la jornada intensiva de verano? Así puedes gestionarla en tu negocio
¿Cómo hacer una declaración complementaria?
Día Internacional de la Pyme 2022: más retos que nunca

También te interesará…

6 min
12 enero 2022
Cómo poner en regla tu negocio con la Administración
El registro de un nuevo negocio con la Administración presenta dudas sobre qué tipo de sociedad se adapta mejor a las necesidades de la futura empresa, qué capital social mínimo...
  6 min
6 min
14 enero 2022
¿Qué no debes olvidar al poner en marcha tu negocio?
Al poner en marcha un negocio surgen numerosas cuestiones sobre la marca, el trato al cliente, los valores empresariales o la presencia digital de la compañía. Cada uno de estos...
  6 min
6 min
19 enero 2022
Las fuentes de financiación a las que puedes recurrir para poner en marcha tu negocio
Poner en marcha tu negocio suele requerir cierto volumen de capital inicial. Para juntar esta cantidad existen diferentes fuentes de financiación que pueden trabajar juntas para lograr este primer objetivo...
  6 min
Lo más visto
Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?
Consecuencias de la inflación: ¿qué puede implicar para tu negocio?
¿Qué es la jornada intensiva de verano? Así puedes gestionarla en tu negocio
¿Cómo hacer una declaración complementaria?
Día Internacional de la Pyme 2022: más retos que nunca