Apoyo para tu día a día · 8 minutos de lectura

Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?

Darse de baja en autónomos durante el verano
Imagen: SKY Stock (Shutterstock)

Darse de baja de autónomo en verano, o en otra temporada en la que disminuye significativamente el trabajo, es una idea que en algún momento ronda la cabeza de muchos emprendedores. En general, estas personas también lo valoran como un breve parón para volver a darse de alta después de un tiempo. No es tan raro, ya que este tipo de estacionalidad afecta a muchos negocios que ven cómo sube su actividad en ciertas épocas del año y se reduce, o desaparece, en otras. 

Ventajas de darse de baja en autónomos en verano

La idea que está detrás de esta medida es disfrutar de ventajas del parón estacional como las que pasamos a desglosar a continuación. 

Ahorro de la cuota de la Seguridad Social

En principio, podríamos ahorrar dos tipos de cuotas. Por un lado, al darse de baja, el autónomo puede dejar de pagar su cotización. Además, si dejamos de contar con asalariados, también desaparecerían las de estos, tanto la parte a cargo del trabajador como la del empresario.

Disminución de cuotas periódicas

En teoría, sería posible dejar de contratar ciertos recursos por los que pagamos una cuota periódica como entre otros:

  • Alquileres de locales, naves, maquinaria, vehículos…
  • Licencias de software.
  • Servicios relacionados con el  cobro, limpieza, asesoría, seguridad física e informática…
  • Plataformas, infraestructuras o servicios en la nube.

Disminución de costes de aprovisionamiento

Es posible que mantener nuestra actividad en verano implique menores costes de distintos tipos de existencias necesarias para mantener la producción, en especial de materias primas y mercaderías.

Merma de retribuciones salariales

En algunos tipos de empresas puede ser factible dejar de contar con trabajadores en verano. Es  el caso, por ejemplo, de un autónomo con actividad limitada temporalmente que cuenta con personal de apoyo durante determinados períodos, cortos, de aumento puntual e imprevisible de la demanda.

Minoración de necesidades energéticas y de mantenimiento

Parar en verano puede reducir el gasto en refrigeración. En otros casos, evita tener que realizar reparaciones por la exposición al calor de ciertos elementos materiales. 

Prestación por cese de actividad

Es posible cobrar el coloquialmente llamado ‘paro de los autónomos’. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay que cumplir unos requisitos, en especial cuando nos acogemos a la modalidad ordinaria. 

Descanso del empresario

Con todo parado, es posible que el autónomo pueda dedicar una temporada al ocio y a la atención de sus relaciones familiares y sociales.

Inconvenientes de darse de baja en autónomos en vacaciones

Como todas las decisiones, es necesario sopesar los pros y los contras antes de decantarse por una opción. Por ello, al igual que hemos analizado las ventajas vamos a repasar los inconvenientes de darse de baja en autónomos. 

Imagen: Britanskiy (Shutterstock)

Trámites burocráticos para la baja de autónomos

No solo estamos hablando de tiempo perdido y preocupaciones. Sobre todo, hay que considerar los riesgos jurídicos. Detrás de cada procedimiento, puede haber unas consecuencias negativas si no lo hacemos bien. 

Pérdida de la tarifa plana y otras bonificaciones

Diversos tipos de beneficios en las cotizaciones se extienden durante un período concreto. Si lo paralizamos, no podremos reanudarlo y perderemos esta ventaja en el futuro. Es el caso de la tarifa plana y el comienzo de la actividad.

También hay otros que se destinan a personas en determinada situación (paternidad, maternidad, discapacidad, etcétera). Si nos damos de baja como autónomos en verano, al regreso perderemos la bonificación o reducción de la cuota.

Menores prestaciones de la Seguridad Social

Darnos de baja en la Seguridad Social implica menos cotizaciones, pero eso puede tener un efecto de merma en las prestaciones futuras. Podría compensarse con la cotización en otro régimen (por un trabajo asalariado, por ejemplo) o con la prestación por cese de actividad.

Pérdida de derechos

El más habitual es el del acceso a precio ventajoso. Un ejemplo de ello es el de las cuotas periódicas por alquiler. A la vuelta, si tenemos que negociar un contrato nuevo, es posible que sea más caro.

Peligros para el clima laboral

Si tenemos trabajadores a nuestro cargo, esta medida puede dificultar la estabilidad de su empleo. Pueden percibir que se quiere redoblar la exigencia en períodos de demanda punta y evitar el pago de sus salarios durante el resto del año. El desequilibrio puede ser desmotivador y generar conflictos.

Incumplimientos contractuales

Debemos asegurarnos de que no tenemos alguna obligación especial durante el verano. Un supuesto frecuente es el de tener acordados compromisos de disponibilidad con algún cliente. Podemos prever razonablemente que no nos va a necesitar pero si, llegado el caso, reclama nuestra atención, podrían surgir responsabilidades.

Indemnizaciones

Las principales suelen estar relacionadas con el despido de trabajadores o con el incumplimiento de contratos.

Daños reputacionales

Frente a los clientes, la disponibilidad es un valor. Cerrar puede suponer perder clientela habitual y oportunidades inesperadas.

Pérdida de subvenciones

Muchas exigen entre sus requisitos el mantenimiento de una actividad durante un período de tiempo. En algunos casos, deberemos proceder a devolver lo cobrado con anterioridad.

Costes de liquidación

Antes de dar de baja la actividad, lo normal es que paguemos deudas y vendamos activos que no vamos a necesitar. Estas operaciones pueden suponer unos costes de búsqueda y gestión y, en ocasiones, riesgos de no efectuarse al precio previsto.

Desatención de los cambios en el entorno

Durante el parón veraniego podrían surgir nuevas condiciones legales en la actividad, alteraciones en algún punto de la cadena de suministro, cambios en los precios de los productos, en los tipos de cambio, en los salarios, en los tipos de interés o en los costes de otros inputs… 

Cualquier modificación puede exigir un control y planificación especial que requiera retomar la actividad, aunque solo sea con carácter preparativo. En ese caso, desaparecerían gran parte de las ventajas.

Costes de la puesta en marcha

Es posible que tengamos que realizar operaciones que aseguren que podamos reanudar el negocio con seguridad.

¿Cómo darse de baja de autónomo en verano?

Para darnos de baja como autónomos, deberemos llevar a cabo una serie de trámites que afectan a varios ámbitos, desde Hacienda al pago de facturas pendientes. Entre las más comunes destacan

  • La baja en Hacienda requerirá una declaración censal que realizaremos a través del modelo 036 o su versión simplificada (modelo 037).
  • Para darnos de baja en la Seguridad Social, emplearemos el modelo TA0521.
  • Solicitar, en caso de que nos corresponda, una prestación por cese de actividad.
  • Asegurarnos de que hemos cumplido con todos los trámites y requisitos ligados a los contratos laborales, civiles, mercantiles o administrativos. En especial, deberemos haber seguido los procedimientos de despido e indemnización con trabajadores.
  • Realizaremos los pagos y operaciones liquidatorias tanto de deudas como de activos.

Como vemos, en general, darse de baja de autónomo en verano es un proceso no exento de dificultades. Hay que cerciorarse muy bien de que realmente compensa tras sopesar las ventajas e inconvenientes aplicadas a nuestro caso concreto.

Tu opinión cuenta
¿Te ha resultado útil este contenido?
Lo más visto
Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?
Consecuencias de la inflación: ¿qué puede implicar para tu negocio?
¿Qué es la jornada intensiva de verano? Así puedes gestionarla en tu negocio
Día Internacional de la Pyme 2022: más retos que nunca
Consecuencias de la volatilidad de los precios de los materiales básicos para las...

También te interesará…

7 min
3 junio 2022
¿Cómo hacer una declaración complementaria?
Existen múltiples razones por las que, una vez presentada la declaración de la renta con los ingresos de nuestro negocio, puede haber alguna imprecisión u omisión que necesite corregirse. Para...
  7 min
8 min
18 marzo 2022
¿Cómo se calcula el IVA?
Calcular el IVA de una factura es sencillo, aunque puede tener algunas complejidades. Normalmente, están relacionadas con los ajustes que haya que practicar en los precios para obtener la base...
  8 min
9 min
9 mayo 2022
¿Cuáles son los errores más frecuentes a la hora de realizar la declaración de la Renta?
La entrega de la declaración de la Renta puede resultar un problema para muchos contribuyentes, que se pierden con su burocracia. Algunos ciudadanos acuden de primeras a profesionales que tramitarán...
  9 min
Lo más visto
Darse de baja de autónomo en verano ¿compensa?
Consecuencias de la inflación: ¿qué puede implicar para tu negocio?
¿Qué es la jornada intensiva de verano? Así puedes gestionarla en tu negocio
Día Internacional de la Pyme 2022: más retos que nunca
Consecuencias de la volatilidad de los precios de los materiales básicos para las...