Fiscalidad y legalidad · 7 minutos de lectura

¿Qué es el IVA y qué tipos hay?

Qué es el IVA y qué tipos existen
Imagen: CrizzyStudio (Shutterstock)

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es uno de los tributos con mayor repercusión en los negocios. Puede suponer ingresos periódicos en Hacienda. Además, implica un conjunto de obligaciones formales y repercute en las relaciones con proveedores y clientes.

Índice:

  1. ¿Qué es el IVA?
  2. ¿Para qué sirve?
  3. ¿Cómo funciona el IVA?
  4. ¿Qué tipos de IVA hay?
  5. ¿Quién paga el IVA?
  6. ¿Quién es el sujeto pasivo del IVA?
  7. ¿Cuál es la cuota del IVA?
  8. ¿Cuándo se paga el IVA?
  9. ¿Cómo declarar el IVA?
  10. Actividades exentas de IVA

¿Qué es el IVA?

El IVA es un impuesto introducido en España el 1 de enero de 1986, con motivo de la adhesión a las tres comunidades europeas. 

Grava distintos tipos de operaciones:

Desde sus comienzos, este tributo ha sido objeto de numerosas reformas fiscales. En parte, los cambios se deben a que está regulado a través de una directiva comunitaria que evoluciona progresivamente. Este es un tipo de norma que debe trasladarse en forma de leyes y reglamentos nacionales que alcancen los objetivos que aquella marca. 

¿Cómo se calcula el IVA?

¿Qué tipo de impuesto es el IVA?

Varias características definen al IVA:

  • Pertenece a la categoría de impuestos indirectos. Por tanto, no grava la generación o tenencia de la renta, sino su manifestación a través del uso que se le da.
  • Constituye un ejemplo de impuesto plurifásico, ya que grava todas las operaciones de la cadena (desde los productores de las materias primas y energía a la venta al consumidor pasando por la fabricación, el transporte, el comercio mayorista, etcétera).
  • Se dice que recae sobre el consumo porque no es acumulativo. Bajo determinadas condiciones, los empresarios o profesionales sujetos al IVA pueden desgravar el IVA soportado. El que no lo puede hacer es el consumidor final. 
  • Es un impuesto general enfocado a todo tipo de operaciones, en contraste con lo que sucede con los impuestos especiales.
  • Se trata de un impuesto ad valorem. Esto significa que se aplica como un porcentaje sobre el valor monetario de la operación.

¿Para qué sirve?

Las funciones del IVA son variadas:

  • Como todos los tributos, tiene como misión primordial contribuir al sostenimiento de los gastos públicos.
  • Al estar coordinado bajo una directiva comunitaria, constituye un instrumento de armonización de la tributación indirecta dentro de todo su territorio de aplicación y de este frente al resto del mundo.
  • Genera un conjunto de obligaciones formales que van más allá de la presentación de modelos. La más importante es la facturación, cuyo reglamento, de hecho, se ha dictado en desarrollo de la ley del IVA. Y toda esta información es clave para llevar las cuentas y cumplir obligaciones tributarias relacionadas con otros impuestos.
  • Pretende ser un instrumento que favorezca la progresividad del sistema tributario y la redistribución de la renta. Para ello, grava a tipos más reducidos o deja exentas las adquisiciones de bienes y servicios más esenciales. Tengamos en cuenta que, a medida que los ingresos de un individuo crecen, el consumo de ese tipo de productos va representando un menor porcentaje de sus gastos.

Sirve de herramienta para fomentar unas actividades frente a otras a través de la diferente tributación en el IVA.

¿Cómo funciona el IVA?

En general, los empresarios y profesionales están sujetos al cumplimiento de una serie de obligaciones formales:

  • Deben emitir y recibir facturas que documenten las entregas de bienes y prestaciones de servicios. En ellas, deben aparecer los datos que permitan saber si se ha aplicado correctamente el IVA.
  • Elaboran una serie de libros registro: de facturas expedidas y recibidas, bienes de inversión y determinadas operaciones intracomunitarias. Algunos empresarios o profesionales lo llevan directamente en la sede electrónica de la Agencia Tributaria a través del denominado Suministro Informático de Información (SII). 
  • Reflejan en su contabilidad las operaciones sujetas al IVA.
  • Presentan los modelos que correspondan según las circunstancias de  su negocio. Varían en función de las circunstancias, pero los más habituales son el 303 y el 390. El primero sirve para determinar el resultado de la liquidación del impuesto. Puede dar a ingresar, negativo (con importe cero), a devolver o a compensar al final del ejercicio. Por su parte, el modelo 390 es una declaración informativa que resume el ejercicio anterior, pero no implica movimientos de dinero.

En cuanto a cobros y pagos, el IVA obliga a repercutir a los clientes una cantidad en los casos previstos por la ley. Además, tendremos que ingresar en la Hacienda Pública el importe del IVA que hayamos repercutido que supere la parte deducible del IVA que hayamos soportado.

Casos especiales

Junto a esta mecánica general del IVA, hay varios casos particulares que motivan que haya varios regímenes especiales. Entre ellos destacan:

  • Algunos autónomos aplican el régimen simplificado, que implica menos obligaciones de facturación y en el que la cantidad que corresponde liquidar se calcula a partir de una estimación objetiva.
  • En el régimen de la agricultura, ganadería y pesca no se repercute ni ingresa el IVA de la mayoría de las entregas de bienes. No obstante, tampoco se deduce el IVA soportado, pero se recibe una compensación por ciertas operaciones. 
  • El régimen del recargo de equivalencia es aplicado por una parte de los comerciantes minoristas. Facilita que estos no ingresen el IVA por la mayoría de sus ventas a cambio de que sus proveedores les repercutan un recargo.

¿Qué tipos de IVA hay?

Existen tres tipos de IVA:

  • La mayoría de las operaciones están gravadas al tipo general del 21 %.
  • Algunas están gravadas al tipo reducido del 10 %.
  • Otras, fundamentalmente ligadas a algunos bienes y servicios de primera necesidad, están sujetas al tipo superreducido del 4 %.

A continuación  podemos observar qué tipo de IVA se aplica en cada caso:

Además, la ley del IVA declara una amplia serie de exenciones y supuestos de no sujeción. En ese sentido, las exenciones implican que no tengamos que repercutir el IVA a los clientes. Se clasifican en: 

  • Exenciones plenas, si podemos deducirnos el IVA soportado de las adquisiciones de bienes y servicios relacionadas con esas operaciones.
  • Exenciones limitadas, si nos impiden deducir el IVA soportado.

¿Quién paga el IVA?

Jurídicamente, son los empresarios o profesionales los que tienen que ingresar el IVA, pero, a su vez, están obligados a repercutirlo a sus clientes. En ese sentido, se dice que, como resultado, recae en el consumidor final.

En la práctica, la cuestión es un poco más complicada debido a la traslación del impuesto. En algunos casos, el IVA supone que el empresario o profesional tenga que reducir el precio antes de impuestos para no perder clientes.

¿Quién es el sujeto pasivo del IVA?

Es aquella persona que según la ley del IVA debe pagar el impuesto y cumplir las obligaciones formales por haber realizado el hecho imponible. En el IVA, existen varios tipos de hechos imponibles, como las entregas de bienes, las prestaciones de servicios y determinadas operaciones intracomunitarias y de comercio exterior, cada una con sus propias normas.

En general, lo más habitual es que se considere sujeto pasivo al proveedor que tiene la condición de empresario o profesional. No obstante, existen diversas excepciones, entre las que destacan:

  • Las importaciones y adquisiciones intracomunitarias, en las que se entiende que el sujeto pasivo es quien las realiza. 
  • También hay casos de inversión del sujeto pasivo en operaciones interiores. En ellos, la ley prevé que el IVA lo declare el adquirente.

¿Cuál es la cuota del IVA?

En el IVA, el término cuota tiene, en función de las circunstancias varios usos:

  • Lo normal es que cuando somos los proveedores de una operación emitamos una factura en la que aparece el IVA que nuestro cliente debe pagarnos y nosotros debemos ingresar en la Hacienda Pública. A esta cantidad se la denomina cuota repercutida o devengada.
  • De la misma forma, es habitual que recibamos facturas de nuestros proveedores en la que indican qué parte corresponde al IVA. Es la llamada cuota soportada.
  • Más raras son las cuotas auto-repercutidas, en las que nosotros emitimos una factura en la que figura una cantidad que debemos pagar en concepto de IVA. Surge, por ejemplo, cuando realizamos adquisiciones intracomunitarias o en algunos supuestos de inversión del sujeto pasivo.
  • En el IVA, los sujetos pasivos no tienen que ingresar todo el IVA que han repercutido, sino que a este se le descuenta las cuotas deducibles, que son una parte del IVA que han soportado que se calcula en proporción a la prorrata. Recibe la denominación de cuota deducible.
  • Cuotas a compensar son las deducibles que superan a las repercutidas, pero por las que aún no tenemos derecho a una devolución. En estos casos, la mayoría de las pymes y los autónomos tienen que esperar al siguiente trimestre para descontarlas de un resultado a pagar. No obstante, si en el último trimestre persiste la situación, tienen derecho a la devolución.

Por otro lado, en una factura, para calcular la cuota repercutida o soportada tendremos que proceder a multiplicar la base imponible por el tipo de gravamen. En muchas ocasiones, nos puede interesar echar mano de una calculadora de IVA que nos facilite sumar o quitar el IVA.

Calculadora IVA

¿Cuándo se paga el IVA?

El IVA se abona cuando tenemos una autoliquidación a ingresar del modelo 303. La mayoría de las empresas la realizan trimestralmente en los 20 primeros días de abril, junio y octubre. En enero, el plazo se alarga hasta el día 30.

No obstante, lo presentan mensualmente, antes del día 30 de cada mes, las grandes empresas, los grupos de entidades y los acogidos al régimen de devolución mensual.

El IVA debe ser uno de los puntos a los que más atención se debe prestar en la planificación fiscal. Hay que entender su mecánica general y disipar cualquier duda sobre las especialidades que pueden ser aplicables a nuestro negocio.

¿Cómo declarar el IVA?

En el IVA, existen varios modelos:

  • El más importante es el modelo 303, a través del que se practica la autoliquidación de las operaciones más habituales. La mayoría de las pymes y autónomos lo declaran cada tres meses. No obstante, quienes están sujetos al Suministro Inmediato de Información (SII) lo hacen cada mes.
  • Hay otros modelos de autoliquidación para determinados sujetos u operaciones, como, por ejemplo, el modelo 309 de declaración-liquidación no periódica.
  • Varias declaraciones informativas, que no dan un resultado a pagar, pero que proveen datos fiscales relevantes. Destaca el modelo 390, que resume los modelos 303 presentados durante un año.

Actividades exentas de IVA

No existen, como tales, actividades completamente exentas del IVA por razón del sector al que pertenecen. Por el contrario, las exenciones responden a la realidad de cada operación concreta que se realice. En ese sentido, pueden distinguirse:

  • Exenciones plenas, que permiten deducirse las cuotas soportadas en las adquisiciones relacionadas con la operación. Se producen en exportaciones y otras situaciones relacionadas con el comercio exterior.
  • Exenciones limitadas, en las que no se repercute el IVA al cliente, pero en las que el proveedor no puede deducir las cuotas soportadas relacionadas con la operación. 
Tu opinión cuenta
¿Te ha resultado útil este contenido?
Lo más visto
Calendario del contribuyente 2024
¿Cómo compatibilizar el paro con ser autónomo?
IVA franquiciado: ¿qué es y a qué autónomos afectará?
Reglamento VeriFactu: cómo funciona, objetivos y beneficios que tiene
¿Cuál es la diferencia entre NIF y CIF?

También te interesará…

10 enero 2024
¿Qué es el IVA? El Impuesto sobre el Valor Añadido es un impuesto general e indirecto que recae sobre el consumo.  ¿Cuántos tipos de IVA existen? En España contamos con...
  min
7 min
11 enero 2024
Una parte del éxito de una compañía reside en su planificación fiscal. Para ello es imprescindible conocer qué impuestos paga una empresa en España y cumplir con los plazos establecidos....
  7 min
7 min
8 febrero 2024
Ser autónomo en España implica tener tu propia actividad económica y ser responsable de tus obligaciones fiscales, contables y laborales. Para ello, el primer trámite es precisamente el alta, tanto...
  7 min
Lo más visto
Calendario del contribuyente 2024
¿Cómo compatibilizar el paro con ser autónomo?
IVA franquiciado: ¿qué es y a qué autónomos afectará?
Reglamento VeriFactu: cómo funciona, objetivos y beneficios que tiene
¿Cuál es la diferencia entre NIF y CIF?
LinkedIn Twitter Facebook Whatsapp Email