Impulsa tu negocio · 6 minutos de lectura

Las 6 fases de crecimiento de una startup

Fases crecimiento startup
Imagen: David Pereiras (Shutterstock)

Cuando una buena idea de negocio combina tecnología, innovación y un rápido crecimiento, estamos ante un fenómeno empresarial que ha cobrado mucha importancia en los últimos tiempos: las startups.

El ecosistema startupero es una forma de emprendimiento que ya levanta más de 3.000 millones de euros en inversión y que registró el año pasado más de 23.000 microempresas, por lo que su peso en el tejido empresarial español y europeo es notable. Su naturaleza suele atraer la curiosidad de emprendedores e inversores que buscan crear valor y hacer del mundo un lugar mejor con ideas creativas y soluciones inéditas con la tecnología como eje principal.

Para facilitar precisamente el esfuerzo inversor y dar el máximo de información sobre el punto en el que se encuentra una de estas pequeñas empresas, se ha establecido un marco de referencia que se comparte dentro del ecosistema y que señala las diferentes fases de una startup

Estas etapas comprenden desde su inicio en el sentido más embrionario hasta el final de la aventura, con la venta en algunas ocasiones o la consolidación del negocio en otras.

Índice:

  1. ¿Qué se necesita para crear una startup desde cero?
  2. ¿Quién o qué determina la etapa en la que se encuentra una startup?
  3. ¿Cuáles son las fases de crecimiento de una startup a lo largo de su desarrollo?

¿Qué se necesita para crear una startup desde cero?

Aunque las startups suelen presentar mejores cifras de supervivencia que otro tipo de empresas, algunas pueden llegar a morir antes del año por diversas razones, como la ausencia de una necesidad real en el mercado de su servicio o la falta de experiencia.

Por ello, para empezar un proyecto de este tipo desde cero es necesario tener en cuenta algunas consideraciones que aseguren el éxito y su viabilidad. Estas son algunas de las más comunes:

  1. Contar con una idea excepcional

Las startups más exitosas son capaces de resolver problemas concretos, gracias a enfoques innovadores. Para lograrlo, no siempre es necesario tener una idea totalmente nueva, sino que muchas veces se trata de actualizar un producto ya existente o añadir algún tipo de característica que termine de perfeccionarlo en el mercado. 

  1. Elaborar un Plan de Negocio

Para ponernos en marcha resulta fundamental trazar una hoja de ruta que indique a dónde queremos llegar y cómo queremos hacerlo. 

El Plan de Negocio empieza por describir nuestro producto o servicio de una forma pormenorizada y un análisis del mercado que nos permita predecir cuál va a ser su comportamiento. 

Además, cuestiones fundamentales para el negocio, como datos de la industria, la situación financiera y las operaciones a realizar completarán este mapa de nuestra startup.

  1. Definir el público objetivo de nuestro producto o servicio

Identificar a quién nos dirigimos y aterrizar al máximo la buyer persona nos va a resultar muy útil para conocer a nuestra audiencia. Gracias a esto, podremos desarrollar estrategias de comunicación y marketing efectivas y al detalle de nuestros consumidores. 

Asimismo, también podemos afinar más nuestras campañas, de forma que no solo estaremos hablando directamente a futuros clientes, sino que además podremos ahorrar en tiempo, esfuerzo y dinero.

Una vez creada, nuestra startup empezará su recorrido: en función del momento de desarrollo en el que se encuentre, estará en una fase de crecimiento u otra.

¿Quién o qué determina la etapa en la que se encuentra una startup?

Para facilitar y estandarizar el proceso y las etapas por las que pasa una startup, se suele recurrir a un marco clasificatorio que permite saber con facilidad en qué punto se encuentra un proyecto.

Aunque depende de múltiples variables, algunas de las cuestiones que determinan estas fases son:

  • El estado de la idea.
  • El grado de inversión.
  • La posibilidad de colaboración con otros partners.
  • La posibilidad de expansión.

¿Cuáles son las fases de crecimiento de una startup a lo largo de su desarrollo?

Habitualmente, se suele hablar de que una startup puede atravesar hasta 6 fases, en función de las variables del punto anterior:

Etapa pre-seed

Esta primera fase es el embrión de la idea que servirá de semilla para articular la startup posteriormente. 

Es posible que en esta etapa no exista un modelo de negocio definido ni el diseño de un producto avanzado, sino que se tenga que desarrollar para empezar a moldear cómo esa idea puede responder a un punto de dolor real y si tiene viabilidad.

Para poder ir cobrando forma, existen algunos programas de formación o incubación que permiten descubrir metodologías de innovación y los pasos a seguir para convertir una idea en un proyecto real.

También será el momento de tantear con quién queremos contar para poner a andar este proyecto y sentar las bases legales con un Pacto de Socios, para empezar de la manera más segura y protegida.

La inversión en este punto, si se da, suele ser poca y componerse de lo que se conoce como las 3 Fs: Friends, Family y Fools (familia, amigos y locos). 

Etapa seed

La fase de semilla permite validar el producto mínimo viable (conocido como MVP, por sus siglas en inglés) y el modelo de negocio. Por lo tanto, es crucial en el crecimiento de una startup

Con el MVP, podremos empezar a sondear el mercado con clientes reales y testeos que nos permitan ir iterando y ensayando. El principal objetivo de esta fase es trabajar para alcanzar la validación de nuestro producto por nuestro cliente objetivo.

En este momento, la inversión puede diversificarse y salir de nuestro círculo de confianza para empezar con business angels, fondos especializados de venture capital o incluso iniciativas de crowdfunding.

Etapa temprana o early stage

Con el MVP ya perfectamente definido y lanzado, llega el momento de la prueba de fuego: es hora de empezar a comprobar su recepción real en el mercado. Para ello, será fundamental ir recogiendo las primeras métricas y analizar las reseñas de los usuarios y, con todo, ir realizando las correcciones pertinentes.

Se trata de una fase basada en el ensayo y error que nos permitirá garantizar la viabilidad de nuestro proyecto.

En esta etapa, la inversión será mucho más compleja (sobre todo, a través de fondos de venture capital) y se empezarán a entablar los primeros acuerdos y alianzas comerciales con otros partners que resulten de interés.

Etapa de crecimiento o growth stage

Una de las principales características de una startup es que busca crecer y quiere hacerlo rápido. Por eso, esta etapa es crucial, ya que, además, es aquí donde se suele presentar una mayor tasa de fracaso

En la etapa de crecimiento, el objetivo es seguir creciendo como empresa, pero también aumentar las ganancias de una forma sostenible y estable.

Debido a este impulso en los beneficios, suele ser un momento en el que se empieza a contratar personal más allá de los emprendedores iniciales para poder abordar un flujo de trabajo cada vez mayor y más exigente.

Además, el flujo de caja empezará a tomar fuerza, aunque es muy probable que la startup todavía no genere los ingresos suficientes como para poder mantenerse por sí sola. La financiación externa, por lo tanto, sigue resultando aquí esencial, muchas veces a través de fórmulas tan innovadoras como el equity crowdfunding.

Etapa scaleup

Esta fase de una startup hace referencia a la etapa de expansión de nuestro producto. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), una startup tiene que llevar un ritmo anual superior al 20% en facturación o número de personas empleadas durante los últimos 3 ejercicios para poder dejar de considerarse una startup como tal y pasar a ser una scaleup.

Con la ambición de llegar a nuevos mercados, podría decirse que la idea de negocio debe “reiniciarse”, para adaptar el producto a las necesidades de otros públicos.

Además, esta suele ser una fase que requiere de financiación para respaldar el salto a otros lugares, destacando el venture capital y el equity crowdfunding.

Etapa exit

Muchos emprendedores, a la hora de poner en marcha una startup, lo hacen con un objetivo final: el de venderla. Algunos responden a un perfil multiemprendedor que pronto saltará al siguiente proyecto, para volver a empezar desde el principio, volviendo a la fase pre-seed con otra idea.

Se trata de una salida totalmente opcional y que no siempre se da, ya que muchos empresarios continúan con su idea durante años. De ser este el caso, ahora lo harán ya con una empresa asentada y no con una startup.

Tu opinión cuenta
¿Te ha resultado útil este contenido?
Lo más visto
Tendencias emergentes en el mundo de las startups en 2024
Estrategias de escalabilidad para hacer crecer tu pyme
Agenda de eventos startup 2024
Cuál es la diferencia entre una incubadora y una aceleradora de startup
Descubre las claves de impulsar una startup a través de crowdfunding

También te interesará…

7 min
25 noviembre 2021
En los últimos años, el término startup se ha hecho un hueco en el panorama empresarial europeo como una forma de referirse a aquellas empresas de nueva creación, generalmente con...
  7 min
6 min
22 febrero 2023
Las modernas relaciones empresariales, unido al desarrollo y la extensión de las nuevas tecnologías en el ámbito de las compañías, han hecho que surjan y se popularicen nuevas técnicas cuyo...
  6 min
6 min
16 noviembre 2022
Después de casi un lustro de debates, finalmente el pasado 3 de noviembre el Congreso dio luz verde al Proyecto de Ley de Fomento del Ecosistema de las Empresas Emergentes....
  6 min
Lo más visto
Tendencias emergentes en el mundo de las startups en 2024
Estrategias de escalabilidad para hacer crecer tu pyme
Agenda de eventos startup 2024
Cuál es la diferencia entre una incubadora y una aceleradora de startup
Descubre las claves de impulsar una startup a través de crowdfunding
LinkedIn Twitter Facebook Whatsapp Email