Haz tu negocio sostenible · 7 minutos de lectura

¿Qué es la ética empresarial y cuáles son sus beneficios?

H1: ¿Qué es la ética empresarial y cuáles son sus beneficios?
Los seres humanos regimos nuestras actuaciones por principios éticos que conforman los valores que nos llevan a diferenciar aquellas acciones que nos identifican de aquellas otras que no consideramos apropiado realizar. A las empresas, como si de entes vivos se tratase en cierta medida, les sucede lo mismo.
La ética empresarial responde así al conjunto de principios, valores y prácticas que guían el comportamiento y las decisiones de una empresa en sus operaciones diarias. Para que la ética empresarial sea verdaderamente coherente y efectiva, estos estándares morales y conductuales deben ser aplicados en todas las facetas de la organización, desde las relaciones con los empleados y clientes hasta el impacto en la sociedad y el medio ambiente. 
H2: Definición de ética empresarial
La ética empresarial se define como la práctica de principios morales y conductuales que guían las acciones y decisiones de una empresa, orientada hacia la integridad, la responsabilidad social, el respeto y la transparencia en sus operaciones.
H2: ¿Cómo funciona la ética empresarial?
Una empresa no puede saber cómo debe actuar ante determinados desafíos que se le presentan -y ante una realidad cambiante en la que los retos a asumir varían en tiempo récord- si no cuenta con un marco de referencia que guíe su toma de decisiones.
La ética empresarial se sitúa así a los mandos de las acciones de cada compañía, definiendo la implementación de las políticas empresariales, los códigos de conducta y los sistemas de valores arraigados en la cultura organizativa.

[INPOST - Liderazgo ético: pilar fundamental para una empresa sostenible]
H2: ¿Cuáles son los valores de la ética empresarial?
Integridad, responsabilidad, respeto, justicia, transparencia y sostenibilidad son los pilares en los que debe sostenerse la ética empresarial de una compañía, que ha de verse concretada en un código ético que conozcan y apliquen todos los miembros de la organización. Veamos con detenimiento en qué consiste cada uno de estos valores básicos: 
Integridad: no podemos pretender resultar confiables para nuestra clientela si no asentamos la práctica profesional en la honestidad y la transparencia. 
Respeto: mostrado tanto en el trato diario y en el cumplimiento de las expectativas y promesas realizadas a empleados y clientes, como en la enmienda honesta de posibles errores y equivocaciones de la empresa. Solo así se previene el daño moral a los empleados y se garantiza la fidelización de la clientela.
Justicia: la equidad y el sentido de la justifica deben estar presentes en el modo de proceder de toda empresa, tanto en el trato a los clientes como en el trato a los empleados. La compañía no debe permitir ningún tipo de discriminación.
Responsabilidad: un modo de proceder que implica asumir las consecuencias de las acciones de la empresa, sean cuales sean. La responsabilidad empresarial va más allá del cumplimiento de las obligaciones legales de la compañía, se dirige a reconocer el impacto de sus decisiones en la sociedad, el medio ambiente y los diferentes grupos de interés.
Transparencia: con la apertura y la claridad como estandartes en todas las operaciones y comunicaciones de la empresa. La compañía debe compartir información relevante de manera honesta y accesible, tanto dentro como fuera de la organización.
Sostenibilidad: en atención a la cual la empresa debe equilibrar el crecimiento empresarial con la preservación de recursos y la generación de valor a largo plazo. Toda compañía debe enfocarse en operar de manera responsable, considerando el impacto de su actividad en el entorno social, económico y ambiental. 

H3: Relación entre la ética empresarial y la responsabilidad social
Van de la mano, pero no son equivalentes. La ética empresarial y la responsabilidad social corporativa, aunque están estrechamente vinculadas, tienen distintos radios de acción.
Mientras que la ética empresarial es un campo de estudio de gran magnitud que abarca no solo las obligaciones sociales de una empresa, sino el código de conducta entre empleados, clientes, competidores y proveedores, la responsabilidad social corporativa se centra en medir y diseñar el impacto de la compañía en la sociedad y el medio ambiente.
Ambas buscan crear valor más allá de los beneficios financieros, promoviendo la sostenibilidad y el bienestar general, pero atendiendo a distintas áreas (fraude, sustentabilidad, inclusión o donaciones, entre muchas otras, en el caso de la ética empresarial, e impacto positivo, biodiversidad, desarrollo, comercio y sostenibilidad en el caso de la responsabilidad social).
[INPOST - Responsabilidad Social Corporativa: qué es, en qué consiste y cómo beneficia a tu empresa]
H2: Importancia de incorporar la ética empresarial en las empresas
Incorporar la ética empresarial en el ADN de una empresa es crucial para su reputación, su capacidad de retener talento, la lealtad del cliente y su sostenibilidad a largo plazo. Como es lógico, los consumidores y accionistas solo depositan su plena confianza en empresas éticas.
H2: ¿Cómo aplicar la ética en la empresa?
La ética empresarial no puede quedarse en una loable intención, sino ser aplicada de manera efectiva en una compañía mediante el establecimiento de códigos claros de conducta para los empleados en todos los niveles y una cultura de la transparencia que esté en la base de la organización misma. 
La coherencia entre las políticas organizacionales y los valores éticos de la empresa debe ser máxima para que la aplicación de la ética empresarial sea real. Contar con una buena definición de la misión, visión y valores de la compañía, así como un marco de relaciones éticas y un listado de recursos disponibles en casos de detectar alguna incidencia o violación del código ético de la compañía son medidas efectivas y de fácil aplicación en toda compañía.
H2: Beneficios de la ética empresarial
Desde una reputación sólida, una mayor confianza de los clientes y empleados, una mayor lealtad por parte del consumidor, pasando por una toma de decisiones más eficientes y mayor atractivo para inversionistas éticos, hasta llegar a una cultura organizativa más sólida y positiva. Los beneficios de una ética empresarial sólida y bien aplicada son múltiples y a menudo repercuten directamente en el crecimiento de la compañía.
H2: Desventajas de no incorporar un código ético para la empresa
Por contraposición, la falta de un código ético puede tener consecuencias verdaderamente negativas para una empresa. Ya no solo la pérdida de confianza y reputación de su clientela y empleados, sino la acumulación de litigios y una gran dificultad para atraer talento, lo que se traducirá en una pérdida de ventaja competitiva a largo plazo.
H2: Ejemplos de acciones de ética empresarial
Son muchas las direcciones en las que se puede aplicar la ética empresarial de una compañía ya que, en la práctica organizacional diaria, existen ya múltiples oportunidades para aplicar los valores de la compañía. Merece la pena detenerse en algunos supuestos:
Promoción de la conciliación laboral y familiar. Imaginemos una empresa que establece políticas flexibles de trabajo, las cuales hacen posible que los empleados adapten sus horarios para acomodar responsabilidades familiares, garantizando así un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal.
Inversión en desarrollo profesional. Algo que ostentaría una empresa capaz de ofrecer programas de formación continua y oportunidades de crecimiento interno para sus empleados, fomentando el aprendizaje y el avance profesional sin discriminación de género, edad o antecedentes culturales.
Énfasis en la seguridad en el lugar de trabajo. Sería el caso, por ejemplo, de una fábrica que implementa rigurosas normas de seguridad para proteger a sus empleados de accidentes laborales, proporcionando equipos de protección adecuados y capacitación regular sobre procedimientos de seguridad.
Políticas de donación y voluntariado, que tendrían lugar en una empresa que colabora con organizaciones benéficas locales, animando a sus empleados a participar en actividades de voluntariado durante el horario laboral y respaldando proyectos comunitarios.
Apoyo a la salud mental de los empleados, la apuesta en firme de una compañía que ofrece programas de bienestar emocional y acceso a servicios de apoyo psicológico para empleados que experimentan estrés laboral o problemas personales, priorizando su salud mental.
Protección del medio ambiente, posible en una empresa que adopta prácticas ecológicas, como el uso de materiales reciclados, la reducción de desperdicios y la implementación de políticas para disminuir su huella de carbono.
Transparencia en la toma de decisiones financieras. Imaginemos aquí una entidad financiera que revela de manera clara y accesible los términos y condiciones de sus productos financieros, evitando cargos ocultos y proporcionando información completa a sus clientes.
Ética en la cadena de suministro, posible, pongamos por caso, en una empresa de moda que se asegura de que sus proveedores cumplan con estándares éticos de producción, verificando condiciones laborales justas y prácticas sostenibles en todas las etapas de la fabricación de sus productos.
Estas son algunas de las principales líneas de acción de la ética empresarial, una disciplina en continua expansión que debe estar preparada, también, para asumir los nuevos retos que una realidad cambiante ofrecerá a las empresas del futuro
Imagen: Morsa Images (Getty Images)

Los seres humanos regimos nuestras actuaciones por principios éticos que conforman los valores que nos llevan a diferenciar aquellas acciones que nos identifican de aquellas otras que no consideramos apropiado realizar. A las empresas, como si de entes vivos se tratase en cierta medida, les sucede lo mismo.

La ética empresarial responde así al conjunto de principios, valores y prácticas que guían el comportamiento y las decisiones de una empresa en sus operaciones diarias. Para que la ética empresarial sea verdaderamente coherente y efectiva, estos estándares morales y conductuales deben ser aplicados en todas las facetas de la organización, desde las relaciones con los empleados y clientes hasta el impacto en la sociedad y el medio ambiente. 

  1. Definición de ética empresarial
  2. ¿Cómo funciona la ética empresarial?
  3. ¿Cuáles son los valores de la ética empresarial?
  4. Importancia de incorporar la ética empresarial en las empresas
  5. ¿Cómo aplicar la ética en la empresa?
  6. Beneficios de la ética empresarial
  7. Desventajas de no incorporar un código ético para la empresa
  8. Ejemplos de acciones de ética empresarial

Definición de ética empresarial

La ética empresarial se define como la práctica de principios morales y conductuales que guían las acciones y decisiones de una empresa, orientada hacia la integridad, la responsabilidad social, el respeto y la transparencia en sus operaciones.

¿Cómo funciona la ética empresarial?

Una empresa no puede saber cómo debe actuar ante determinados desafíos que se le presentan -y ante una realidad cambiante en la que los retos a asumir varían en tiempo récord- si no cuenta con un marco de referencia que guíe su toma de decisiones.

La ética empresarial se sitúa así a los mandos de las acciones de cada compañía, definiendo la implementación de las políticas empresariales, los códigos de conducta y los sistemas de valores arraigados en la cultura organizativa.

Liderazgo ético: pilar fundamental para una empresa sostenible

¿Cuáles son los valores de la ética empresarial?

Integridad, responsabilidad, respeto, justicia, transparencia y sostenibilidad son los pilares en los que debe sostenerse la ética empresarial de una compañía, que ha de verse concretada en un código ético que conozcan y apliquen todos los miembros de la organización. Veamos con detenimiento en qué consiste cada uno de estos valores básicos: 

  • Integridad: no podemos pretender resultar confiables para nuestra clientela si no asentamos la práctica profesional en la honestidad y la transparencia. 
  • Respeto: mostrado tanto en el trato diario y en el cumplimiento de las expectativas y promesas realizadas a empleados y clientes, como en la enmienda honesta de posibles errores y equivocaciones de la empresa. Solo así se previene el daño moral a los empleados y se garantiza la fidelización de la clientela.
  • Justicia: la equidad y el sentido de la justifica deben estar presentes en el modo de proceder de toda empresa, tanto en el trato a los clientes como en el trato a los empleados. La compañía no debe permitir ningún tipo de discriminación.
  • Responsabilidad: un modo de proceder que implica asumir las consecuencias de las acciones de la empresa, sean cuales sean. La responsabilidad empresarial va más allá del cumplimiento de las obligaciones legales de la compañía, se dirige a reconocer el impacto de sus decisiones en la sociedad, el medio ambiente y los diferentes grupos de interés.
  • Transparencia: con la apertura y la claridad como estandartes en todas las operaciones y comunicaciones de la empresa. La compañía debe compartir información relevante de manera honesta y accesible, tanto dentro como fuera de la organización.
  • Sostenibilidad: en atención a la cual la empresa debe equilibrar el crecimiento empresarial con la preservación de recursos y la generación de valor a largo plazo. Toda compañía debe enfocarse en operar de manera responsable, considerando el impacto de su actividad en el entorno social, económico y ambiental. 
Ética empresarial: definición

Relación entre la ética empresarial y la responsabilidad social

Van de la mano, pero no son equivalentes. La ética empresarial y la responsabilidad social corporativa, aunque están estrechamente vinculadas, tienen distintos radios de acción.

Mientras que la ética empresarial es un campo de estudio de gran magnitud que abarca no solo las obligaciones sociales de una empresa, sino el código de conducta entre empleados, clientes, competidores y proveedores, la responsabilidad social corporativa se centra en medir y diseñar el impacto de la compañía en la sociedad y el medio ambiente.

Ambas buscan crear valor más allá de los beneficios financieros, promoviendo la sostenibilidad y el bienestar general, pero atendiendo a distintas áreas (fraude, sustentabilidad, inclusión o donaciones, entre muchas otras, en el caso de la ética empresarial, e impacto positivo, biodiversidad, desarrollo, comercio y sostenibilidad en el caso de la responsabilidad social).

Responsabilidad Social Corporativa: qué es, en qué consiste y cómo beneficia a tu empresa

Importancia de incorporar la ética empresarial en las empresas

Incorporar la ética empresarial en el ADN de una empresa es crucial para su reputación, su capacidad de retener talento, la lealtad del cliente y su sostenibilidad a largo plazo. Como es lógico, los consumidores y accionistas solo depositan su plena confianza en empresas éticas.

¿Cómo aplicar la ética en la empresa?

La ética empresarial no puede quedarse en una loable intención, sino ser aplicada de manera efectiva en una compañía mediante el establecimiento de códigos claros de conducta para los empleados en todos los niveles y una cultura de la transparencia que esté en la base de la organización misma. 

La coherencia entre las políticas organizacionales y los valores éticos de la empresa debe ser máxima para que la aplicación de la ética empresarial sea real. Contar con una buena definición de la misión, visión y valores de la compañía, así como un marco de relaciones éticas y un listado de recursos disponibles en casos de detectar alguna incidencia o violación del código ético de la compañía son medidas efectivas y de fácil aplicación en toda compañía.

Beneficios de la ética empresarial

Desde una reputación sólida, una mayor confianza de los clientes y empleados, una mayor lealtad por parte del consumidor, pasando por una toma de decisiones más eficientes y mayor atractivo para inversionistas éticos, hasta llegar a una cultura organizativa más sólida y positiva. Los beneficios de una ética empresarial sólida y bien aplicada son múltiples y a menudo repercuten directamente en el crecimiento de la compañía.

Desventajas de no incorporar un código ético para la empresa

Por contraposición, la falta de un código ético puede tener consecuencias verdaderamente negativas para una empresa. Ya no solo la pérdida de confianza y reputación de su clientela y empleados, sino la acumulación de litigios y una gran dificultad para atraer talento, lo que se traducirá en una pérdida de ventaja competitiva a largo plazo.

Ejemplos de acciones de ética empresarial

Son muchas las direcciones en las que se puede aplicar la ética empresarial de una compañía ya que, en la práctica organizacional diaria, existen ya múltiples oportunidades para aplicar los valores de la compañía. Merece la pena detenerse en algunos supuestos:

  • Promoción de la conciliación laboral y familiar. Imaginemos una empresa que establece políticas flexibles de trabajo, las cuales hacen posible que los empleados adapten sus horarios para acomodar responsabilidades familiares, garantizando así un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal.
  • Inversión en desarrollo profesional. Algo que ostentaría una empresa capaz de ofrecer programas de formación continua y oportunidades de crecimiento interno para sus empleados, fomentando el aprendizaje y el avance profesional sin discriminación de género, edad o antecedentes culturales.
  • Énfasis en la seguridad en el lugar de trabajo. Sería el caso, por ejemplo, de una fábrica que implementa rigurosas normas de seguridad para proteger a sus empleados de accidentes laborales, proporcionando equipos de protección adecuados y capacitación regular sobre procedimientos de seguridad.
  • Políticas de donación y voluntariado, que tendrían lugar en una empresa que colabora con organizaciones benéficas locales, animando a sus empleados a participar en actividades de voluntariado durante el horario laboral y respaldando proyectos comunitarios.
  • Apoyo a la salud mental de los empleados, la apuesta en firme de una compañía que ofrece programas de bienestar emocional y acceso a servicios de apoyo psicológico para empleados que experimentan estrés laboral o problemas personales, priorizando su salud mental.
  • Protección del medio ambiente, posible en una empresa que adopta prácticas ecológicas, como el uso de materiales reciclados, la reducción de desperdicios y la implementación de políticas para disminuir su huella de carbono.
  • Transparencia en la toma de decisiones financieras. Imaginemos aquí una entidad financiera que revela de manera clara y accesible los términos y condiciones de sus productos financieros, evitando cargos ocultos y proporcionando información completa a sus clientes.
  • Ética en la cadena de suministro, posible, pongamos por caso, en una empresa de moda que se asegura de que sus proveedores cumplan con estándares éticos de producción, verificando condiciones laborales justas y prácticas sostenibles en todas las etapas de la fabricación de sus productos.
Ética empresarial: ejemplos

Estas son algunas de las principales líneas de acción de la ética empresarial, una disciplina en continua expansión que debe estar preparada, también, para asumir los nuevos retos que una realidad cambiante ofrecerá a las empresas del futuro.

Tu opinión cuenta
¿Te ha resultado útil este contenido?
Lo más visto
Apuesta por una empresa sostenible e impulsa su eficiencia
Las ventajas de aplicar tecnología sostenible a tu empresa
Liderazgo ético: pilar fundamental para una empresa sostenible
¿Qué es la ética empresarial y cuáles son sus beneficios?
Planes de carrera: qué son y cómo ayudan a la retención de talento

También te interesará…

8 min
20 octubre 2023
El futuro del planeta ha de pasar por la sostenibilidad y las empresas no son ajenas a esta responsabilidad. En el ámbito empresarial, debe sustentarse en tres pilares: el ambiental,...
  8 min
6 min
7 junio 2023
Hoy los consumidores no solo quieren buenos productos y servicios, sino que también las compañías que están detrás actúen conforme a unos principios aceptables en materia de respeto al medioambiente,...
  6 min
6 min
24 marzo 2023
Desde hace años ya no resulta extraño oír hablar de la Responsabilidad Social Corporativa o RSC, pese a que, en su momento, algunos la tildaran de moda pasajera. Es más,...
  6 min
Lo más visto
Apuesta por una empresa sostenible e impulsa su eficiencia
Las ventajas de aplicar tecnología sostenible a tu empresa
Liderazgo ético: pilar fundamental para una empresa sostenible
¿Qué es la ética empresarial y cuáles son sus beneficios?
Planes de carrera: qué son y cómo ayudan a la retención de talento
LinkedIn Twitter Facebook Whatsapp Email